viernes, 7 de abril de 2017

Mi sueño lucido.
Pensamientos híbridos: Miguel Alfonso Pérez.
Anoche estuviste aquí en mi cama, te desnudaste en mi aposento y tu majestuoso cuerpo ocupó el centro de mi cama, quien lo diría, quién se imaginaría que ese momento existiría en mi vida, poder ver tus esculturales caderas curvilíneas decorando esa cama, quien lo diría quién lo diría, ver tu trasero protuberante, acorazonado y tan lindo que ni cupido lo dibujaría, quién lo diría, quién lo diría que aquí en mi cama tu estaría.

Siempre has sido la mujer que has inspirado mi vida desde el momento en que te vi, cambiaste mi respiración y en mi mente te cobijas.

Eres esa gota de agua en un desierto que se encuentra miles de años seco y sediento, anhelando calmar esa sed que desde que por primera vez te vio esta por ti padeciendo, quiero transitar en el bosque de tu cuerpo, comer de tu fruto prohibido, beber agua de tu fuente hasta saciar la sed que llevo dentro.

¡Quién lo diría! ¡oh Dios de Dioses! quién lo diría, que ella conmigo estaría compartiendo conmigo su cuerpo, la magia de sus caderas y que yo con mis manos cuidadosamente lentamente tocaría, quien me iba a decir que baje a tu pozo y también pegue mi nariz en tu pecera.

Tu cuerpo desnudo en mi cama marco un capítulo de pasión que nadie en mi mente nunca ni jamás borrará, no importa lo que pase siempre estará en mi mente como estampa incrustada y favorita, yo quise ser dueño del tiempo para que ese momento fuera eterno, repetirlo una y otra vez, realmente nunca que ese momento tenia un final ni que terminaría, pero terminó si ese momento repentinamente se esfumó y me dí cuenta que realmente nunca sucedió. ¡Oh madre mía! ¡oh padre eterno! ¡todo fue un sueño lo que se vivió! pero se sentía tan intenso el momento que hasta confundido estoy, si le preguntaran a mis labios los que recorrieron lo mas intenso de tu templo te responderían y te dirían a qué sabe tu cuerpo.

En tu entrega percibí de ti asía mi tu confianza, sentí la ternura de tu alma, tu forma de ser de niña mimada y consentida a mi me agradaba, te vi como un tesoro que con delicadeza tocaba y en ese sueño que parecía real yo mismo me preguntaba si era real lo que en ese ocasión sucedía, pero aunque fue sueño aproveché el momento, nunca en vida, despierto o durmiendo lo desperdiciaría, pero de repente desperté y con decepción volví a la realidad y por mas que lo intente mi sueño no pudo continuar. Que sensación y frustración viví a la misma vez pues juré que te tenia conmigo y cuando despierto me doy cuenta de lo lejos que estas.

Quiero soñar de nuevo contigo, quiero terminar lo que pude empezar, quiero besar tu boca, quiero volverte acariciar, quiero hacerte el amor con fuerza, ternura y pasión y tus deseos saciarlos hasta el final, adorna mi cama o cualquier cama del mundo con tu cuerpo desnudo por que tu cuerpo quiero navegar. Piensa en mi, llámame en tus pensamientos mandame ondas telepáticas de pasión que se apoderen de mi cuerpo por que quiero volver a soñar contigo no importa si sea despierto o dormido.

Anoche estuviste en mi cama, desnuda en mi cama en sueños el amor te hacia quién lo diría, quién lo diría que un sueño tan real yo sentiría, no quería despertar, no quería despertar.